La Banda de Curro Ramírez llega al salvaje oeste

El líder de la banda Curro Ramírez, acompañado de sus dos más fieles hombres, Diego el Cigala y Daniel el Sarnoso, se adelantaron al resto para tantear el terreno. La llegada no fue fácil. Exploraron el lugar y se mezclaron con la gente para ver que se cocinaba allí.

La presentación de la banda no fue muy buena. En un muelle, Diego empujó al agua por accidente a un pobre buen hombre, que por desgracia, no sabía nadar. El tío se fue al fondo más como si llevara piedras en los calzones. Eso desencadenó en un enfrentamiento a tiros con todo el pueblo. Un puto pueblo lleno de mexicanos. Aquello era la jodida Ciudad Juarez. No dejaron a uno vivo. El suelo de las calles quedó lleno de cuerpos desparramados, bigotes arrancados y sangre por doquier. Salieron vivos de milagro y ahora les tocará explicar la película al miembro mexicano de la banda, Dante el Herradura.

No todo fue malo. La sangría, les valió para saquear un montón de cadáveres. Aunque esos desgraciados estaban tiesos como la mojama, les dio lo suficiente para apostar por ellos mismos en una carrera local. Como era de esperar, sus caballos fueron los más rápidos y los tres llenaron el podio.

El dinero que ganaron, les dio para montar el campamento y aguardan a la espera de que el resto de la banda se una para empezar a hacer sus fechorías.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *